Todo lo que tienes que saber acerca de los servicios a domicilio

Los hábitos de los consumidores han cambiado. Antes era importante tener un local para que conocieran tus productos. Los clientes salían a hacer compras y se acercaban a ti. Ahora tú vas a ellos.
Casi cualquier negocio puede adaptarse para que el cliente reciba los productos o servicios en la puerta de su casa. Y la verdad, es una tendencia de consumo que se está popularizando. Las personas son cada vez más caseras y prefieren tener todo a la mano sin salir de su hogar.
Y el motivo es muy sencillo: esta oferta produce una sensación de personalización del consumo. Ya no tienes que salir al centro comercial, esperar tu turno y tener contacto con desconocidos. Si te lo llevan a tu casa, no tienes que renunciar a tu comodidad mientras consumes.
Consumidores con autoconsciencia
Los consumidores son ahora más exigentes con lo que reciben. Saben que están pagando por un servicio o producto en específico. Quieren que cumpla con sus expectativas. Si no les satisfizo, ya no titubean al quejarse.
Los clientes disfrutan cuando algo puede adaptarse a ellos: a sus horarios, a su ubicación, a sus necesidades. Si algo va a tu casa, a la hora que lo programas y como tú lo pides, sabes que nadie más está recibiendo lo mismo que tú.
¿Se necesita un local?
Estos negocios tienen dos opciones: tener o no tener un establecimiento propio. Quienes lo tienen utilizan el servicio a domicilio como un complemento a su oferta. Lo vieron como oportunidad para ampliar su estrategia comercial.
Quienes se dedican exclusivamente a la venta por entrega a domicilio tienen retos distintos. Saben cómo adaptar sus técnicas de venta al perfil y los hábitos de sus clientes.
Aprovechan todas las herramientas que la tecnología les ofrece. A través de las redes sociales pueden promover su producto y anunciar promociones. Y en la medida que el presupuesto lo permita, podrán desarrollar su propia aplicación móvil.
Atractivos
Primero está la comodidad. Le ahorras al cliente el tiempo y el gasto del desplazamiento hacia un local. Va a disfrutar más de tu producto o servicio si le evitas la “incomodidad” que un espacio público podría producirle.
La personalización es otro aspecto. Aunque el negocio tenga modelos estándares del producto o servicio, las personas valoran más la flexibilidad. Lo que desean es sentir que puedes amoldarte a sus necesidades concretas.
Inconvenientes
El precio va a sufrir un ajuste. Por supuesto, el gasto de desplazamiento del repartidor o del profesional que dará el servicio deben cubrirse. En un local, se puede atender a varias personas a la vez. Pero una atención exclusiva se cobra distinto.
La tendencia a disminuir las oportunidades de socialización es un hecho. El servicio a domicilio es un aporte para la individualidad. Aunque las personas no se den cuenta de ello, es más enriquecedor poder salir e intercambiar opiniones o impresiones con otro cliente o el mismo vendedor.
A estas alturas la competencia ya es enorme. Han surgido muchos negocios que ofrecen este servicio y cada vez más lo adoptan. Para quienes apenas se están atreviendo a probar esta forma de consumo, está el riesgo de que alguien no experto en el sector les ofrezca su servicio y termine perjudicando al resto por darle una mala experiencia del cliente.
La demanda del servicio a domicilio va en aumento. Conoce a tus clientes y a tu competencia para que tu oferta sea la mejor. Identifica las oportunidades en este nicho de mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + quince =